top of page

Icon of the Seas: el próximo crucero más impresionante de Royal Caribbean

Sin duda, si alguien ha sido un referente en innovación en el mundo de los cruceros ha sido Royal Caribbean. Y su visión hacia el futuro es muy interesante. Lejos de conformarse con barcos espectaculares como la clase Oasis, lanzada originalmente en 2009 y que hoy en día otros intentan imitar, Royal nos desveló hace ya unos meses la próxima generación de barcos, que comienza con un nombre con mucha fuerza: Icon of the Seas.



Realmente, no definiría esta nueva clase como una gran revolución sino más bien como un paso adelante en lo que hemos visto en barcos como el Wonder of the Seas, redefiniendo algunos conceptos, manteniendo los que funcionaban y cambiando completamente otros en nuevas direcciones. Además, recientemente hemos conocido nuevos detalles como las opciones de restauración, ocio y entretenimiento.



Un parque acuático sobre el mar

Una de las primeras cosas que llaman la atención cuando ves el barco, es la cantidad de piscinas, toboganes y actividades al aire libre que tiene. En parte, es algo bastante lógico teniendo en cuenta que este crucero hará itinerarios por el Caribe, y recuerda bastante a la isla privada vacacional Perfect Day at Coco Cay en la que paran los barcos de Royal para ofrecer una experiencia de parque acuático a lo grande. Aun así, algo que me gusta del Icon es que tiene zonas para cada experiencia y para cada huésped, desde los más aventureros hasta los que buscan relajarse.



Empezamos por Thrill Island. Esta es la zona más emocionante y presenta el parque acuático más grande sobre el mar, con 6 toboganes entre los que se incluye el primer tobogán abierto de caída libre del mar; un tobogán doble para retar a tus acompañantes; y el tobogán acuático con la caída más alta del mar, con 14 metros de bajada. Además, una nueva actividad te deja literalmente colgando sobre el mar, a 47m de altura. Otros clásicos de la flota como el simulador de olas, la pared de escalada o el circuito de minigolf completan el vecindario.



Si buscas algo más suave pero igualmente animado, tu lugar favorito será Chill Island. Aquí Royal sigue batiendo récords con la Royal Bay Pool, la piscina más grande del mar. También se encontramos un bar dentro de la piscina, el Swim & Tonic; Cloud 17, un retiro exclusivo para adultos; y varias terrazas para relajarse y bañarse durante todo el día.



Por último, si lo tuyo es la desconexión y el relax total, cuentas con The Hideaway, en la popa del barco. Esta zona está inspirada en un beach club y consta de un solarium de varios niveles, hidromasajes, un bar exclusivo, y su principal atracción que, de nuevo, bate récord: la primera piscina de borde infinito suspendida en el mar.



Surfside: el vecindario familiar

Si has estado en barcos como el Wonder of the Seas o algun otro de la clase Oasis, conocerás el Boardwalk, esa zona abierta en popa inspirada en los muelles marítimos. Pues bien, el Icon mantiene el concepto de la estructura pero cambia su enfoque y lo que encontraremos en él, y es así como llegamos al nuevo Surfside. Este nuevo vecindario está dirigido a las familias con niños de todas las edades y adolescentes. Cuenta con un nuevo carrousel, un diseño más colorido, acceso a los clubs infantiles y restaurantes dedicados. Algunos de estos incluyen un buffet familiar, un bar de cócteles y bebidas sin alcohol para todas las edades y varios bares informales para picar algo. En el extremo de popa, se encuentra un parque acuático para los más pequeños y, quizás te estés preguntando, ¿este barco ya no cuenta con el espectacular anfiteatro acuático?



AquaDome: el lugar más impresionante del barco

Pues el AquaTheater ha desaparecido de popa, pero se ha transformado en un nuevo lugar llamado AquaDome, situado en lo más alto de proa. Este nuevo espacio fusiona el concepto de solarium y el anfiteatro acuático bajo una enorme cúpula de cristal que parece incluso imposible. Aunque aparentemente se parece a la cúpula del Wonder of the Seas, si te fijas en las imágenes ocupa varios puentes y sus dimensiones son monstruosamente grandes.


En su interior, encontramos la piscina y las gradas para los espectáculos acuáticos y hay que resaltar que la ubicación no es lo único nuevo aquí. El techo permite controlar mejor los efectos, y su protagonista será una nueva cascada circular que, junto a unos nuevos brazos robóticos y las últimas tecnologías en luz y sonido, añadirán una nueva capa a los espectáculos que serán todavía más emocionantes.



Alrededor del anfiteatro, encontramos una nueva zona llamada Overlook. El salón elevado, conocido como The Overlook, es un lugar que lleva las salidas nocturnas a otro nivel. Desde sus ventanas envolventes se puede disfrutar de vistas panorámicas del mar y de los espectáculos acuáticos durante el día y la noche. Además, en los Overlook Pods, los grupos de amigos pueden relajarse con una bebida, jugar juegos de mesa clásicos y disfrutar de la música en vivo. Los espacios están diseñados para ser cómodos y acogedores, con asientos y mesas que permiten una conversación fácil y un ambiente relajado.


Por último, la nueva cafetería Rye & Bean es el lugar perfecto para disfrutar de una amplia variedad de bebidas que van desde un clásico café hasta cócteles de espresso. Es un ambiente acogedor que ofrece vistas al mar desde su infinity view durante el día y por la noche se transforma en un animado bar con vista al AquaTheater, donde los clientes pueden disfrutar de los emocionantes espectáculos mientras saborean su bebida favorita.



Al AquaDome se suman otros espacios para espectáculos como el teatro principal o la nueva pista de hielo AbsoluteZero, todavía más espectacular que las anteriores. Ambos se sitúan en los puentes inferiores del barco.



Los clásicos que evolucionan

Hay zonas que funcionan tan bien que sería una pena perderlas por querer innovar sin un sentido. Es el caso de vecindarios como el Royal Promenade o el Central Park. Eso sí, Royal no se ha conformado con copiar y pegar lo que ya conocíamos, sino que le ha dado una vuelta para volverlos lugares que mantienen su esencia pero que se vuelven todavía más interesantes.


Por un lado, el Central Park cuenta con más árboles y plantas que nunca, y añade nuevas opciones de ocio y restauración. Uno de ellos es el Lou’s Jazz ‘n Blues, un nuevo espacio al aire libre con conciertos en vivo de soul y jazz. También se suman el Bubbles, un nuevo bar especializado en champán donde se sirven vasos de mimosa y prosecco entre otros, mañana, tarde y noche; y el ya conocido Trellis Bar que es todavía más grande.



El Royal Promenade sigue presidiendo el espacio interior del barco con múltiples cubiertas, pero añade cristales de arrba a abajo en ambos lados para dejar pasar la luz natural y aportar unas espectaculares vistas panorámicas al mar. El tamaño de estos ventanales supera los 30 x 10 metros. Además, el espacio total es todavía más grande e incluye más de 15 bares y restaurantes y nuevas experiencias inmersivas como una gran esfera llamada The Pearl y de la que todavía no conocemos muchos detalles.


Lo que si conocemos son los clásicos que vuelven, como la discoteca latina Boleros, el Spotlight Karaoke o Schooner Bar así como nuevas actividades, entre las que destaca el duelo de pianos. Éste es el primer bar de duelo de pianos de Royal Caribbean y ofrece una batalla entre dos pianistas talentosos que aceptan peticiones de canciones para interpretar con toda su energía los temas favoritos del público. Yo lo he vivido en otras navieras y es un plan perfecto para una noche animada y divertida pero a la vez tranquila.



Una experiencia para cada ocasión

Royal Caribbean es conocida por ofrecer una amplia variedad de camarotes en sus cruceros, y esta vez no es la excepción. En su flota actual, ofrecen hasta 28 diferentes tipos de camarotes para satisfacer las necesidades y preferencias de cada uno de sus pasajeros.

Entre los tipos de camarotes que se ofrecen en un crucero con Royal Caribbean, destacan especialmente las suites de lujo.


Estas suites cuentan con una amplia variedad de comodidades y beneficios, como acceso al Suite Neighborhood, que son tres cubiertas de lujo dedicadas en exclusiva para los pasajeros de suites. En estas cubiertas, los pasajeros pueden disfrutar de una serie de servicios exclusivos, como mayordomo personal, piscinas y jacuzzis privados, restaurantes de alta cocina, bares exclusivos y áreas de relajación privadas.



Un icono sobre el mar

En definitiva, cada uno de los detalles que vamos conociendo del Icon of the Seas reafirman su voluntad de convertirse en un icono y un referente. De hecho, hace unas semanas comenzó la construcción del segundo barco de clase Icon y que se incorporará en unos años a la flota que no deja de crecer.



¡No olvides que puedes seguirme en Instagram y en TikTok para no perderte las últimas novedades y los mejores consejos para tus cruceros, así como puedes suscribirte a mi canal de YouTube para acompañarme en mis aventuras!


203 visualizaciones
bottom of page