top of page

5 razones para hacer un crucero en invierno

Seguramente, cuando piensas en hacer un crucero, te viene a la mente la imagen de las vacaciones de verano, las piscinas, los cócteles y el sol. Sin embargo, es cada vez más frecuente que muchos elijan la temporada de invierno para embarcarse en una nueva aventura. Es por eso que cada vez hay más barcos que se quedan en lugares como el Mediterráneo durante todo el año, al mismo tiempo que otros buscan zonas más cálidas para explorar nuevos destinos.



Por experiencia te diría que, cada vez que alguien me pregunta por un consejo para su primer crucero, una de las primeras cosas que le digo es que evite los meses críticos como agosto para el Mediterráneo, y no es que sea una mala opción, pero desde hace un par de años cada vez me ha interesado más viajar fuera de temporada. Primavera y otoño suelen ser mis estaciones favoritas para viajar, pero hoy voy a adentrarme especialmente en hacer un crucero en invierno. Vamos allá con esas cinco razones:


Razón Nº1: el precio

La primera razón y quizás la más obvia e importante es el precio. No es ningún secreto que viajar fuera de temporada te va a llevar a gastar mucho menos, no solo en cruceros, sino en general. Es muy común que las compañías ofrezcan precios considerablemente bajos para incentivar los viajes durante los meses de frío, y es por eso que encontrarás muchas opciones y mucha competencia por el precio más bajo. Basta con fijarte bien y comparar. Además, ya no solo el precio es más bajo sino que también hay muchas ofertas que van surgiendo a lo largo de la temporada. Algunas más globales pueden ser los descuentos de Black Friday, rebajas de enero y similares, y luego hay otras promociones que impulsan las compañías de forma propia como packs de bebidas gratis, ofertas para viajeros que van solos, o descuentos directos por reservar ciertas semanas específicas. Sin ir más lejos, un itinerario que en febrero sale por 400€ puede salir en agosto por unos 2000€. En fin, no hablamos de una diferencia pequeña sino realmente de viajar por mucho menos.

 

CONSEJO: La mayoría de las webs de las navieras incluyen filtros para encontrar exactamente lo que buscas. Es una forma rápida de poder aislar el crucero que quieres y comparar su precio en meses diferentes.

 

Razón Nº2: menos gente

La segunda razón es que a pesar de que salga mucho mejor de precio hay mucha menos gente. Es bastante raro encontrarte un barco con la capacidad llena durante los meses de invierno, y esto es especialmente importante porque cada vez son más los barcos nuevos que meten más gente en menos espacio proporcionalmente hablando. Esto en temporada alta se traduce en colas en el buffet, un servicio más lento en los restaurantes, piscinas masificadas e incluso teatros y otros salones llenos. Con menos gente a bordo, podrás disfrutar más del barco y de sus instalaciones, y aún así encontrarás gente con la que poder relacionarte. Creo que de todas las razones que voy a darte, esta probablemente sea una de mis favoritas. Además, más allá del barco, las ciudades que visites también estarán menos llenas y se te hará mucho más fácil poder moverte por ellas, evitarás colas en las visitas a monumentos y en general agradecerás sentirte con menos agobio. Esto se relaciona mucho con nuestro siguiente punto.


En esta serie, te llevo conmigo de crucero durante el mes de marzo.


Razón Nº3: ¿temperatura?

Este es un tema que es muy personal, pero quiero darte mi perspectiva de por qué vas a disfrutar un crucero aunque haga frío. Para empezar, el barco está climatizado y no es ningún problema. De hecho, suele pasar en verano que con el aire hace más frío dentro que en invierno. El mayor problema está en el exterior. Es verdad que en alta mar hace viento y frío, hay menos horas de luz que en verano y es más probable que el barco se mueva más. Sin embargo, para visitar las ciudades creo que es mucho más agradable.


Si tu intención es visitar lugares como Roma o Barcelona, creo que la experiencia es mejor. Al menos lo fue para mí. Si pienso en las veces que he visitado Roma, recuerdo que al hacerlo en julio pasé un calor auténticamente sofocante. Me pasé el día entero comprando agua fría y deseando volver al barco, ya que las distancias a pie son considerables y hay pocas sombras en muchos sitios. Algo similar pasa con Barcelona. Los turistas suelen escoger verano para disfrutar del sol y de la playa pero, si lo piensas, en una escala de unas 8h dudo que vayas a bañarte en la playa. Seguramente te inclinarás más por visitar monumentos o pasear por la ciudad, y una temperatura más baja acompañada de menos gente y del hecho de que en Barcelona tampoco suele llover mucho en invierno, la visita se convierte en algo muy positivo.


Algo también a comentar es que, si tu viaje no necesita aviones, no tendrás problema en llevarte ropa de abrigo en la maleta, ya que a bordo no hay restricciones de equipaje como en los vuelos.


Visitando Pompeya en noviembre

Razón Nº4: temporadas distintas

Quizás los cruceros más populares en época de frío son para navidades y fin de año, y al contrario de lo que puedan parecer, son bastante baratos. Además, es una buena opción poder conocer ciudades con un aspecto diferente al que siempre hemos visto, ya sea por su decoración navideña o por el aspecto de sus calles o ciudadanos. A mi por ejemplo algo que me encantó de mi reciente crucero por Nueva Inglaterra, aunque fue en otoño, fue disfrutar precisamente de la estación en sí, de la caída de las hojas de los árboles y, en este caso, de vivir Halloween en Estados Unidos. Creo que cada ciudad en cada estación ofrece planes distintos, y aprovecharse de eso puede ser una buena oportunidad para conocer algo diferente.



Razón Nº5: explorar nuevos destinos

Por último, llegamos a una razón muy interesante, y es el hecho de explorar otros destinos. Me he centrado bastante en la temporada de invierno en el Mediterráneo, pero esta época es fantástica también para lanzarse a otros lugares. Un crucero por los Emiratos Árabes por ejemplo es una buena forma de visitarlos sin tener que soportar las temperaturas extremas del resto del año, y luego está el destino estrella del invierno que es el Caribe. Como el resto de la zona, cuando aquí es invierno allí es verano y es la mejor opción para escapar del frío. Además, los precios no suelen ser muy altos, aunque sí lo son los vuelos, con lo que si vas a ir te recomiendo que cojas un puerto de salida con una conexión en avión fácil y que te permita asegurarte un buen precio para no acabar pagando más de traslados que de crucero.



¿Y tú? ¿Te has animado o te animarías a viajar fuera de temporada? Sígueme en Instagram y TikTok para más consejos y experiencias a bordo y no te olvides que puedes suscribirte totalmente gratis a YouTube para vivir mis próximas aventuras.

342 visualizaciones

Comments


bottom of page