top of page

Vista Palermo en crucero: los imprescindibles en medio día

Palermo es la capital de Sicilia, isla al sur de Italia, y es una de las probables escalas que tengas durante tu crucero por el Mediterráneo. Hoy, vengo a contarte los mejores planes y todo aquello que no puedes perderte durante esta escala, y que descubrí durante mi reciente crucero por el Mediterráneo a bordo del Costa Smeralda.


Lo primero que necesitas saber es que Palermo es uno de esos puertos que te permiten desembarcar por tu cuenta y fácilmente ir a pie hasta el centro de la ciudad. Tardarás unos 15-20 minutos en hacerlo y es un paseo muy agradable, especialmente si el tiempo acompaña.


Sicilia es una isla con mucho por visitar, como el precioso pueblo de Cefalú (puedes hacer la excursión en autocar desde Palermo; otro día te contaré más); y en otros puntos de la isla hay atracciones como la visita al volcán Etna o a la ciudad de Taormina, aunque estas dos suelen realizarse desde los puertos de Messina (que cuenta con el estrecho de Messina, muy bonito también) o Catania. Es una isla que debo añadir a mis imprescindibles durante un crucero por Italia, y en este post nos centraremos en la ciudad de Palermo, con una ruta que puedes hacer perfectamente a pie y por tu cuenta de forma sencilla.



Ruta: conoce el centro de Palermo

Palermo es una ciudad que me sorprendió muy gratamente por la cantidad de historias que esconden sus rincones. Debo decir que conté con el privilegio de conocer la ciudad de la mano de mi gran amiga Valeria, nacida en Palermo, y que ejerció como guía hace un tiempo. Gracias a ella, hoy te traigo esta pequeña guía con los mejores lugares de la ciudad.


TEATRO MASSIMO

Empezamos nuestro recorrido en la plaza del Teatro Massimo. Para llegar, simplemente debes salir del puerto y subir por la calle Via Emerico Amari hasta la Piazza Ruggero Settimo y girar a la izquierda. En cuestión de unos minutos todo recto llegarás a la plaza de este espectacular teatro. Se trata del teatro de ópera más grande de Italia y el tercero de Europa. Además de enorme, es muy bonito y majestuoso, y destaca por su estilo neoclásico. Fue construido tras la demolición de una iglesia y un monasterio, y la leyenda cuenta que el fantasma de una monja ronda por el teatro. En especial, se cuenta que hay un paso conocido como “el paso de la monja” en el que todo aquél que no cree en la leyenda, se tropieza.


El teatro también se puede visitar en su interior, pero nosotros haremos solo la visita exterior. Tras conocer la historia, admirar la fachada y sacar unas fotos, seguimos con nuestra ruta hasta el siguiente destino.


Fachada principal del Teatro Massimo

QUATTRO CANTI

Nuestra siguiente parada nos pilla de camino por la misma Via Maqueda (continuando todo recto desde donde veníamos), y se trata de uno de los rincones más curiosos de la ciudad: Quattro Canti. Se trata de la intersección entre Via Maqueda y Via Vittorio Emmanuele, y conviene detenerse para observar cada uno de sus detalles.


Es una plaza súper hermosa construida en el siglo XVII con un diseño octogonal que cuenta con cuatro edificios idénticos en cada esquina. ¿Lo mejor de todo? Cada uno de ellos representa las cuatro estaciones, cuatro reyes y los cuatro patrones de la ciudad. Además, durante mi visita, había artistas callejeros ambientado el lugar con música popular siciliana. La plaza es el punto de referencia perfecto para los turistas y los lugareños. Si te sitúas en el centro y miras hacia el cielo, podrás completar con la vista un círculo perfecto dibujado por las cuatro esquinas. ¡No puedes perdértelo!




PIAZZA DELLA VERGOGNA

Justo al lado de Quattro Canti nos encontramos con una plaza: la Piazza della Vergogna. ¡Y tiene mucha historia! ¿Sabías que había un monasterio al lado que se remonta a la época medieval? Y también hay una historia sobre un hijo que vendió la fuente de la plaza a la ciudad. Es por eso que se la conoce por ese nombre, que se traduce como “Plaza de la Vergüenza”.


Se dice que el hijo de un noble vendió la fuente porque necesitaba dinero para pagar sus deudas de juego, en contra de la última voluntad de su padre antes de morir que era instalarla en una de las propiedades de la familia. La ciudad, consciente del valor histórico y artístico de la fuente, decidió comprarla y restaurarla. Desde entonces, la fuente ha sido un punto focal de la plaza, añadiendo más carácter a este hermoso lugar, y le ha dado parte del nombre por la vergüenza que consideraban vender la última voluntad de su padre a cambio de dinero. Y con respecto al monasterio, a lo largo de los años ha sido utilizado como un lugar de culto, un hospital y una cárcel, y también aporta sentido al nombre de vergüenza, ya que el personal eclesiástico se escandalizaba por tener una fuente con cuerpos desnudos frente a ellos, llegaban a dañar la fuente porque consideraban que era una auténtica vergüenza que estuviese ahí exhibida.


La Piazza della Vergogna es un lugar lleno de historia y hay mucho que descubrir allí. ¡Definitivamente es uno de los lugares en los que deber detenerte a tomar unas fotos!


Fuente de la Piazza della Vergogna

CATTEDRALE DI PALERMO

Seguimos nuestra ruta y nos detenemos en la Catedral de Palermo, también conocida como la Catedral de Santa María de la Asunción. Es una impresionante iglesia ubicada en el corazón del centro histórico y data del siglo XII. La catedral es un impresionante ejemplo de la arquitectura normanda y gótica, con muchas influencias como la árabe. Su diseño exterior es verdaderamente impresionante, con un fascinante y complejo conjunto de estilos arquitectónicos.


Además de las dos torres que se elevan a casi 50m, la fachada de la catedral cuenta con una impresionante puerta de bronce decorada con relieves y esculturas, que representa escenas bíblicas y figuras mitológicas. Los detalles escultóricos en la fachada son increíblemente detallados y tienen una gran variedad de estilos y temas. La Catedral de Palermo es un impresionante monumento arquitectónico y una visita obligada para cualquier persona interesada en la historia y la arquitectura de Sicilia, que se disfruta con solo visitarla desde fuera aunque también puedes plantearte entrar.


A mí lo que más me gustó es el ambiente de la plaza, con mucha vegetación y con un recuerdo a edificaciones del sur de España con esa influencia árabe que te contaba.


Vista exterior de la Cattedrale di Palermo

MERCADOS LOCALES

Palermo es famosa por sus mercados vibrantes y coloridos, una parte esencial de la vida cotidiana de la ciudad. Son visitados tanto por turistas como por lugareños, por eso se sienten tan auténticos.


Yo visité dos que están muy céntricos. El primero de ellos es el Mercato di Vucciria. Es conocido por su ambiente animado y su gran selección de alimentos frescos y locales, incluyendo mariscos, carnes, frutas y verduras. Además, el mercado es un gran lugar para encontrar artesanías y souvenirs hechos a mano. El otro mercado que visité fue el Mercato del Capo. Este mercado es un gran lugar para encontrar productos locales, incluyendo quesos, vinos y licores sicilianos. Además, el mercado es conocido por sus precios asequibles y su ambiente auténtico.


En definitiva, los mercados de Palermo son una experiencia única e imperdible para cualquier persona que visite la ciudad y quiera disfrutar de la cultura y la gastronomía local y que recomiendo que visites aunque no tengas intención de comprar ni probar nada. El ambiente te atrapa y te hace adentrarte en una Palermo más pintoresca, local y auténtica.


Las pintorescas calles de los mercados

Comida callejera

Sea en un mercado o en el centro de la ciudad, y aunque tengas las comidas del barco pagadas, no puedes irte de Palermo sin degustar algunos clásicos de su gastronomía local. Lo que hice durante mi visita fue aprovechar el fenómeno de la comida callejera, que es muy popular en la ciudad y a un precio muy asequible. Hay muchos clásicos por degustar, como las panelle, una especia de tortilla frita de harina de garbanzo; las sfincione, una pizza con mezcla de tomates, cebolla, anchoas, aceitunas y queso; o el pane con la milza, un sándwich de hígado y pulmón de ternera. Yo opté por probar dos de los bocados más deliciosos de todo el crucero: las arancine y los cannoli.


Empezamos por las arancine. Son una especie de croquetas de arroz rellenas que se fríen al momento y se sirven calientes. Se pueden encontrar en muchos puestos y tiendas en toda la ciudad, y sus rellenos son muy diversos. Yo probé dos de los más clásicos: el de carne, relleno estilo boloñesa; y el de burro, que estaba relleno de mozzarella y jamón dulce. Ambos estaban muy buenos, y mi favorito fue sin duda el de carne. El rebozado es fino pero crujiente y el relleno tiene la potencia exacta para complementar el arroz perfectamente.


Las famosas arancine

Mi otra parada gastronómica fue para probar el famoso cannolo siciliano, un cilindro con cierta similaridad al pestiño andaluz que se rellena de crema de ricotta con azúcar glass y frutas escarchadas. Bueno, esta es la opción tradicional y es una delicia, aunque hoy en día puedes encontrar cannoli de muchos sabores y puedes personalizarlo a tu gusto con distintos rellenos y toppings, y algo que es maravilloso es que existen versiones mini, fantásticas para probar más de un sabor. ¡Ten en cuenta que un cannolo de los estándar es enorme! Yo me decanté por probar el de crema de pistacho y estaba espectacular. Me cuesta lanzar un veredicto así que mi recomendación es que, sin ningún tipo de duda, te lances a probar varios sabores en su versión pequeña y acertarás. Eso sí, ten cuidado porque, aunque llenan, son deliciosamente adictivos.


Cannoli tradicionales y de pistacho

Planifica tu visita

La ruta que te he propuesto, incluyendo sus paradas gastronómicas, la puedes realizar perfectamente en unas 3h a pie y con calma, ya que el centro de Palermo se recorre rápidamente. En nuestro caso ni tuvimos que madrugar ni que renunciar a comer en el barco y, lo mejor de todo, es que gastamos unos 5€ por persona en total en los arancine y los cannoli.


Aún así, si quieres descubrir más de Palermo, hay muchos más puntos interesantes tanto en el centro de la ciudad como algo más retirados. Una de las panorámicas más bonitas que puedes encontrar es la Baia di Mondello, una de las playas más populares de la isla y que forma una preciosa bahía de aguas turquesas y cristalinas. La mejor forma de admirarla es desde el Monte Pellegrino, que ofrece vistas panorámicas desde lo más alto. Para ir hasta aquí, si que necesitarás contar con transporte, aunque está en la misma ciudad y no necesitas hacer un largo trayecto como para visitar Cefalú u otros pueblos cercanos que también son preciosos pero para los que recomiendo reservar el día específicamente.


Baia di Mondello desde el Monte Pellegrino, en mi primera visita (2007)

Debo decir que disfruté mucho mi última visita a Palermo, ya que es una muestra de que muchas veces no hace falta recorrer muchos kilómetros en un puerto para descubrir rincones preciosos. Mis favoritos fueron sin duda Quattro Canti y los mercados, ya que la atmósfera local te envuelve, y en general diría que Palermo es uno de esos destinos que se disfrutan más si conoces su historia. Por eso, te animo a recorrer estos rincones y a dejarte maravillar por su encanto, a la vez que recuerdas lo que te he contado sobre ellos o que le transmites las curiosidades a tus acompañantes. Por último, no dejes pasar la salida del barco. Es una de las más bonitas viendo cómo se aleja la isla y se va haciendo cada vez más pequeña.


¿Te animas a visitar Palermo? ¡No olvides que puedes conocer más sobre cruceros y viajes suscribiéndote gratis a mi canal de YouTube y siguiéndome en Instagram y en TikTok! ¡No te lo pierdas!

1757 visualizaciones

Comments


bottom of page