top of page

Viajando en el MSC World Europa: el crucero al detalle

Actualizado: 8 mar

Si tuviese que decir qué barco ha sido aquél por el que más me han preguntado, sin duda sería éste. El MSC World Europa se estrenó a finales de 2022 para ser uno de los más imponentes del Mediterráneo, por el cual hace rutas todas las semanas, y por fin tuve la oportunidad de viajar en él.



Antes de empezar, te recuerdo que puedes pedir información y presupuestos en reservas@oggiabordo.com y que si ya has reservado y quieres ver con calma todos los detalles y resolver tus dudas, puedes hacerlo conmigo en una sesión online reservando en oggiabordo.setmore.com - Ahora sí, vamos con el barco y mi experiencia a bordo:



El barco: imponente desde un inicio

El crucero es enorme, y lo sientes desde que pisas el puerto. Aun habiendo viajado en gigantes como el Wonder of the Seas, te das cuenta de que este barco es otro muy grande al verlo, aunque la sensación interna es de que los espacios están bastante recogidos, siguiendo una estructura muy similar a la de los vecindarios de Royal Caribbean:


Galleria: el corazón del crucero

Lo primero que verás al subir es este paseo interno de tres puentes, en el cual se encuentran varios bares, cafeterías, restaurantes de especialidad, tiendas y puntos informativos como la recepción o el mostrador de excursiones. Vayas donde vayas, pasarás por aquí. Al ser un espacio abierto, es muy fácil orientarte y llegar a cualquier parte, y la pantalla del techo va mostrando imágenes para reducir el efecto de estar en un espacio cerrado. Mi imagen favorita es la de las ballenas.


A lo largo de la Galleria, destacan lugares como Master of the Seas (un pub con música por las noches); Jean-Philippe Chocolate & Café, una chocolatería de pago enorme en la que encontrarás todo tipo de dulces; el Pizza & Burger, un espacio con comida durante todo el día y parte de la noche (pizzas, hamburguesas, fruta, bocadillos, dulces...) totalmente gratis; o el Dolce Vita, un café donde hacen varios juegos de animación durante el día.


Al inicio de la Galleria, encontrarás una de las icónicas cabinas telefónicas londinenses. Tras esta puerta, se esconde un bar secreto para el cual tendrás que ganarte la entrada dando con alguno de los tripulantes que te inviten a entrar en él.


A ambos extremos de la Galleria, encontramos accesos al teatro, el Luna Park (un espacio con varios usos, especialmente como discoteca), el spa, el casino (enorme) y, tras éste, el Panorama Lounge, un espacio enorme con una gran cristalera que da a la popa que ofrece unas preciosas vistas del puerto o de la navegación durante el día, y que se convierte en un espacio para entretenimiento y ocio por la noche. Bajo este espacio, se encuentran múltiples restaurantes a la carta, incluidos y con mesa asignada para las cenas.





World Promenade: el paseo abierto al mar

Sin duda, lo que más llama la atención del barco es el paseo que divide en dos el crucero en la parte de popa. Heredado de los barcos de Royal Caribbean, este concepto permite convertir muchos camarotes interiores en balcones y añade varios locales con terraza en su interior.


Tengo que decir que el hecho de que la mayoría de estos espacios sean de pago, hacen que mucha área del paseo se sienta inutilizada. Entre ellos se encuentran cafeterías de especialidad, una tienda de dulces, un restaurante de mariscos y varias tiendas de lujo. Sin embargo, al final del paseo se encuentra el Lanai Bar, mi espacio favorito a bordo. Es un bar semiabierto en el que tomar desde un café hasta una selección de cócteles, y tiene una gran terraza justo en la popa del barco para admirar las vistas.


En mitad del paseo, se encuentra el tobogán Venom Drop, que baja desde las cubiertas superiores y que tiene una parte transparente para ver las vistas al bajar. Viniendo de Royal Caribbean, es imposible no entrar en la comparación. El paseo en general se siente menos aprovechado y el tobogán es menos imponente, pero algo que me gusta es que la popa está totalmente abierta como un gran ventanal al mar, y hace que disfrutar de él sea toda una experiencia.





Zonas exteriores: los puentes superiores

Toda la cubierta superior ofrece muchas experiencias distintas según lo que busques. El centro es una gran piscina con bar y con un rincón de pizza y hamburguesas, que da paso al buffet (dividido en dos plantas para acoger más gente cuando es necesario). También encontramos el Botanical Garden, una piscina climatizada con varias bañeras de hidromasaje; el acceso al gimnasio y a zonas para adolescentes; la zona infantil de juegos acuáticos; el parque de toboganes; y la zona de popa, exclusiva para adultos con dos piscinas adicionales y un puente de cristal.


A lo largo de la cubierta, se encuentran varios bares y muchas zonas para relajarse y tomar el sol. Algo a tener en cuenta es que, debido al diseño del barco, ir de proa a popa requiere subir y bajar escaleras ya que las zonas están situadas a diferentes alturas. Por suerte, los ascensores del barco me parecieron bastante eficientes en caso de que los necesites.





MSC Yacht Club: una experiencia exclusiva

Hay que destacar que los puentes superiores del barco en la zona de proa están dedicados al Yacht Club, una zona privada para los huéspedes que contratan esta experiencia. Esto hace que los salones y las terrazas que ves en proa estén cerrados en exclusiva para ellos. Yo tuve la oportunidad de entrar para conocerlo y es una zona maravillosa para relajarse frente al mar, sin embargo un camarote interior en el Yacht Club equivale al precio de una suite fuera de él, aproximadamente. Creo que vale la pena si buscas también un ambiente más privado y los beneficios asociados a la experiencia.



Gastronomía y pack de bebidas

Un punto que me gusta analizar siempre es la comida y la bebida del barco, principalmente porque es donde vas a comer prácticamente todas las veces durante una semana.





Buffet: muchas opciones a muchas horas

Si me conoces, sabrás que suelo huir de los buffets porque considero que comer a la carta es bastante más cómodo y sueles encontrar platos mejor preparados y presentados. Aún así, me gusta darles una oportunidad y la verdad es que el buffet del World Europa me sorprendió positivamente. La mayoría de veces no tuve problemas con colas o encontrando sitio y la comida me pareció bastante aceptable. No es nada extraordinario, pero me gustó la variedad que hay, tanto de comida mediterránea como de otros lugares.


En general, encuentras ensaladas (tanto preparadas como para prepararlas al gusto), unas tres variedades de pasta diferentes en cada servicio, carnes, pescados, opciones vegetarianas, comidas de otros lugares como cuscús o variedades indias y, como postre, fruta fresca y varios tipos de repostería diferentes cada día.


Para desayunar, hay una amplia selección de bollería, quesos, embutidos, huevos en varios estilos, fruta, yogures, bacon y otros platos calientes y varios tipos de panes, mantequilla, mermeladas y mieles para acompañar. Justo en el centro del buffet se encuentra un bar donde poder pedir bebidas como un espresso o cappuccino, aunque también hay servicio a mesa y máquinas de zumo, café y leche.

Restaurante a la carta

Como en la mayoría de cruceros, para cenar te asignan un restaurante y un turno (lo puedes elegir sujeto a disponibilidad). En nuestro caso, cenábamos a las 21:30h. El restaurante también abre para desayunos y al mediodía, pero sin turno ni mesa asignada.


La carta se compone de un capítulo de entrantes, otro de platos principales y otro de postres. Hay que decir que algunos días no vi muchas opciones, o al menos no todos los días me convencían, así que está bien contar también con una selección de platos clásicos que siempre estaban disponibles.


En general, la comida es correcta, aunque hubo platos que para mí destacaron muy positivamente (recuerdo por ejemplo un risotto de setas o el crumble de manzanas sin azúcar) y otros que simplemente no entendí (un bocadillo simple y con un pan de poca calidad como plato principal, por ejemplo). En ese caso, creo que es cuestión de elegir bien. Mi recomendación es que, si no te convence la carta, pruebes otras opciones del barco. Para comerme un bocadillo en el restaurante, prefiero ir al buffet o a nuestro siguiente punto.



Pizza & Burger: un gran acierto

El restaurante tiene un horario limitado y, aunque el buffet es bastante amplio en horarios, nadie supera al Pizza & Burger. Este espacio abre de 11 AM a 2 AM y ofrece varios tipos de hamburguesas y pizza además de perritos, dulces, entrantes, bocadillos y ensaladas de fruta (la oferta va cambiando según la hora del día). Ya sea por capricho, al volver de una excursión o en mitad de la fiesta nocturna, el Pizza & Burger siempre está ahí y para ser gratuito la comida que sirve me pareció muy buena. Está claro que no vas a encontrar la mejor pizza del mundo, ni una burger con la mejor carne del mundo, pero que esté abierto tantas horas y que esté incluido, le da muchísimos puntos. Además, hay otro rincón parecido fuera del buffet, junto a la piscina principal. Todo un acierto.



Restaurantes de especialidad

Como la mayoría de cruceros más nuevos, el barco está lleno de opciones gastronómicas algo más exclusivas, con todo tipo de de precios. Algunos de los restaurantes son Kaito (sushi y teppanyaki), Garden Kitchen (una propuesta de alta cocina alrededor de los brotes vegetales) o La Pescadería (que ofrece pescados y mariscos).


En mi caso, probé Hola!, el restaurante mexicano en su modalidad de “pide todo lo que quieras” y me pareció muy bueno y bien de precio. Por otra parte, probé Butcher’s Cut, el restaurante de cortes de carne. Pedí un cóctel de gambas, un filet mignon extremadamente tierno y bueno y una galleta de cacahuete con helado como postre. Mis valoraciones de ambos, pronto en YouTube.




Paquete de bebidas: ¿sí o no?

Al contratar tu viaje, normalmente tienes la opción de hacerlo sin paquete de bebidas o con el Pack Easy. En ese caso, además de las fuentes de agua del barco y de las bebidas incluidas en el buffet, podrás pedir cafés espresso, refrescos, cervezas, vinos y una selección de cócteles.


El precio del paquete varia en cada salida (a veces hay promociones para contratarlo gratis), pero en general estuve satisfecho. Me gustó que pudieras pedir botellas de agua sin límite (algo diferente a los paquetes de Costa) o que los refrescos fuesen enlatados en vez de ser de máquina. Si que es cierto que eché de menos más bebidas incluidas en muchos bares, que acaban siendo 100% de pago y que son varios en el barco.


En general, la selección de bebidas no es muy extensa, pero me pareció variada y me gustaron las bebidas. Si quieres más opciones y marcas premium, también puedes optar por mejorar el paquete a uno superior. Espero poder hacer un post sobre esto más detalladamente pronto.



Entretenimiento y ocio

Gran parte de un crucero más allá de los puertos es la vida a bordo. En este aspecto, en el World Europa encontrarás actividades durante el día y la noche, espectáculos en varios espacios, fiestas y zonas de ocio, además de las opciones para los más pequeños y adolescentes.


Espectáculos

Debo reconocer que no vi la mayoría de ellos, que se basaban en actuaciones musicales, magia y bailes, y tenían lugar en el teatro, el Panorama Lounge y el Luna Park.


Hubo uno de ellos que me cautivó, y fue el show Amelia, que habla de una joven aviadora que recorre mundo viendo muchos talentos de la gente con la que se cruza. Me pareció precioso, siendo un show de variedades muy bien integrado, con una narrativa que lo unía muy bien y una atmósfera y caracterización con inspiración steampunk muy atractiva e interesante.


Hay que decir que los espectáculos en su mayoría requieren reservar a través de la app de MSC (no es obligatorio, pero te aseguras una plaza). Las reservas suelen abrirse un par de días antes de cada función, y los shows se repiten varios días y en varios turnos. Además, suelen haber varios espectáculos de forma simultánea, así que podrás ver todos aquellos que quieras repartidos en varios días.


Fiestas y animación

Otra de las partes favoritas en los cruceros son las fiestas y actividades de animación. No participé mucho en ellas, pero en general había juegos durante el día (de preguntas, otros deportivos, etc), a menudo con premios; bailes, karaoke y actividades similares, comunes en los cruceros.


En cuanto a las fiestas, algunas temáticas empezaban en la Galleria y después se movían al Panorama Lounge o al Luna Park. Por lo general, en el Lounge había más fiestas temáticas (años 80, por ejemplo), y en el Luna Park había más discoteca (y hasta más tarde, sobre las 2). Tengo que decir que este espacio me gustó mucho como discoteca.





Ocio y espacios infantiles y adolescentes

Otra de las experiencias que no he probado pero que he podido ver es la que ofrecen para niños y adolescentes. El World Europa no es un barco lleno de atracciones como otros, pero tiene un público bastante familiar por lo que hay muchas actividades para todas las edades. Además de contar con parques acuáticos y toboganes, existen clubs para niños y para adolescentes con actividades en las que podrán relacionarse con otros de su rango de edades.


Además, existen zonas para hacer deportes y hay actividades de pago como el cine 4D, la sala arcade o los coches de choque (los montan ocasionalmente en la pista deportiva), y aunque son populares entre adolescentes especialmente, son para todas las edades.



Experiencia y valoración

En general, la experiencia a bordo del MSC World Europa ha sido muy positiva. Destacaría especialmente las zonas exteriores del barco, los horarios amplios para comer más allá del restaurante, la comodidad del camarote y la organización de embarque, desembarque y este tipo de procesos (en mi caso fueron muy ágiles).


Si pudiese cambiar algo del barco, haría que la World Promenade estuviese más aprovechada para todos los huéspedes. Noté que la mayoría del paseo está ocupado por experiencias de pago, aunque se compensan con el bar de popa y sus vistas. Creo que es el lugar perfecto para añadir alguna opción de snacks incluida (como el carrito de perritos de Royal Caribbean) o alguna máquina de helados, así como podría haber alguna atracción más allá del tobogán, pero quizás también estoy sesgado por haber visto un espacio similar mucho más completo a bordo de Royal.


¿Lo recomiendo?

Sí. El barco es espectacular y lo recomendaría especialmente a familias, parejas y grupos de amigos que quieran hacer un crucero por el Mediterráneo en el que poder encontrar ambiente español. Además, creo que es muy buena opción para hacer un primer crucero, ya que es un barco muy fácil de entender, moderno y, a pesar de ser muy grande, para nada te sientes perdido (quizás el único reto a veces es cruzar de popa a proa en el puente de restaurantes o en la cubierta superior).


Gracias a CrucerosWorld por gestionar este viaje y a LEVEL8 por patrocinarlo. Recuerda que puedes reservar con nosotros a través de reservas@oggiabordo.com y te dejo el enlace para renovar tu equipaje con LEVEL8 con el código OGGIABORDO15 para un 15% de descuento.


¡No olvides suscribirte a YouTube y seguirme en Instagram y en TikTok para no perderte mis próximas aventuras!









コメント


bottom of page